EL ACUERDO CON EL FMI EN LA ECONOMÍA REAL

Tras el anuncio del acuerdo al que llegó el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por US$50.000 millones de asistencia financiera, se abrieron numerosas incógnitas sobre cómo impactará esta noticia en la actividad económica del país.

Según la opinión de Álvaro Pérez, contador especialista en finanzas y director de la consultora Finex, “el Fondo Monetario nos dio un stand by, es decir como si fuera un saldo en la tarjeta de crédito para poder pagar el enorme déficit fiscal que tiene la Argentina, esto para los próximos tres años. La línea aprobada es para apoyar los desequilibrios que tiene el país”.

Al momento de analizar las aristas positivas y negativas, aseguró: “el FMI te pide que cumplas algunas tareas, primero que achiques el gasto público, y hace una salvedad, anticipa que va a monitorear indicadores sociales como la pobreza y la indigencia, lo que es una novedad, ya que deja abierta al gobierno la posibilidad de subir el gasto social, pero disociado de esta memoria emotiva. Analizando las cuestiones objetivas, podemos decir que es mejor tasa y es necesario para pasar el momento de volatilidad extrema que hoy atraviesa el mundo y Argentina, particularmente”.

Consultado también por las Lebacs afirmó: “La Lebac tiene que ir desactivándose de a poco, es decir, bajando el volumen gradualmente. Esto ha sido para los ahorristas que estaban acostumbrados a invertir en plazos fijos, muchos se fueron a las Lebacs, que les generan ventajas muy importantes. De hecho, y este es un dato interesante, al inicio del gobierno de Mauricio Macri había 100 mil cuentas comitentes o cuentas en Sociedades de Bolsa para operar títulos, y hoy ya son más de 600 mil cuentas que hay vigentes. Eso significa que muchos ahorristas de plazo fijo se han pasado a las Lebacs y han ganado entre 30% a 100% más. Entonces, la evolución de ese plazo fijo ha sido la Lebac”. A lo que agregó un balance: “la Lebac es importante pero no central, no tiene que ver con el eje de lo que le pasa a la política económica argentina”.

Pero teniendo en cuenta esta época de corridas bancarias e incertidumbres respecto al futuro económico, no son muchas las opciones que pueden garantizar seguridad y tranquilidad a la hora de invertir. En ese sentido, aclaró: “un dólar a este nivel quizás sea conveniente, por ejemplo, para los exportadores de soja, maíz, poroto, limón, entonces, las noticias son buenas. Ahora, si te endeudaste en dólares y tenés una empresa, es una mala noticia. Si sos un ahorrista que invierte en
pesos podríamos decir que es una noticia más neutra, porque a vos te afecta que esa devaluación vaya a inflación. En un mes se devaluó un 50%, la inflación en mayo fue del 2,1%, quiere decir que todavía ha sido más grande la devaluación que la inflación”.

Si de previsibilidad se trata, “sin duda que la corrida cambiaria no favorece el crecimiento económico, al contrario. Argentina venía creciendo en los últimos 2 años, pero este año no vamos a crecer o lo va a hacer muy poco, pero no por el FMI, sino por la corrida cambiaria y por la inflación que se aceleró”. También afirmó: “nadie puede saber cuánto va a costar nada, nadie puede anticipar un precio. Los precios se forman por los equilibrios, por las fuerzas de oferta y demanda, eso siempre es así”.

En la actual coyuntura, “si soy inversor en pesos me conviene un bono, un título o alguna de las muchas herramientas que me rinda por arriba de la inflación. Si tengo obligaciones que cubrir en dólares, me conviene invertir en instrumentos que estén nominados en dólares o que me provean de una cobertura, que los hay muy variados. Existe dentro de la fauna financiera un título nominado en dólares y con tasas superiores al 5% de rendimientos que se llama Letes, que le permite al ahorrista acceder a dólares baratos y ganar intereses. Entonces, la inversión también está en relación a la expectativa de cada persona, al objetivo de vida de cada persona, a las obligaciones que tiene que cubrir cada persona”. Finalmente, aseveró que el programa económico del Gobierno nacional no es claro, “en materia monetaria se mostraron dubitativos y erráticos, no sabíamos a qué jugaban. Hoy no podemos anticipar nada, Argentina es un minuto a minuto, es ir viendo cómo el Gobierno va intentando saltar cada uno de los escollos que le plantean los mercados y la política. No pareció que haya un plan económico, no solo ahora, sino en los últimos 70 años”.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Seguinos!

spot_img
spot_img

Últimas notas

Puede Interesarte

María Mansueto: murales con sello personalizado

Por su familia, descubrió lo que llevaba bien adentro, ya que el arte siempre fue un recurso para los que la rodean. Ella buscó...

Artículos similares