YOGA – para mejorar tu vida

Por Lucia Forani

Actualmente vivimos en un mundo que pareciera ser que no frena nunca, de hecho “frenar” no está muy bien visto. Sin embargo considero que es sumamente necesario saber hacerlo si queremos vivir una vida más en paz, con más alegría, sintiéndonos felices a pesar de a veces no tenerlo todo y que las cosas no salgan siempre como queremos.

Practicar Yoga tiene muchísimos beneficios si hablamos a nivel físico, para mí la herramienta más grande que te da la practica es que te enseña a respirar consciente y correctamente. También ayuda con enfermedades “crónicas”, le da vitalidad a los órganos y a todos los músculos a través de las posturas, fortalece los huesos y músculos, ayuda con la ansiedad, el estrés, el insomnio,podría enumerar miles más. Sin embargo en esta nota me gustaría enfocarme en los beneficios que son “invisibles a los ojos”. Practicar Yoga a largo plazo te enseña a calmar la mente. ¿Qué signifca esto? Nosotros, los seres humanos, estamos compuestos por 3 cuerpos: la mente, el cuerpo físico y el alma. La mayoría de la humanidad desconoce esto, y solo nos identificamos con la mente, es decir, creemos en el 100% de nuestros pensamientos, sin saber que podemos cuestionarlos. ¿Cómo? Preguntándonos a nosotros mismos si eso nos pertenece, si eso que estamos pensando es realmente cierto; ¿Quién dice que es cierto? ¿Suma ese pensamiento? ¿Me hace sentir mejor? ¿Me resta? ¿Me hace sentir peor? En definitiva, podemos aprender a tener el control de nuestros pensamientos (mente) pero no lo sabemos.

El Yoga es una práctica que te ayuda a conectar con tu Alma, con tu Espíritu, como resuenen llamarlo. ¿Cómo? A través de tu cuerpo físico, a través de la práctica. Los grandes maestros de Yoga decían: practica y todo llegará. Yo me preguntaba cuando supe de esta frase a qué hacían referencia con “todo”, hoy después de 5 años de practicar Yoga, con muchos cambios en el medio, con muchas idas y venidas, puedo decir que entiendo qué era ese “todo” al que hacían referencia los maestros. En mí fue presencia, autoconocimiento, calma, compasión, amor, unión, sentirme parte del todo. Podría definir lo que hizo la practica de Yoga en mí como: el viento que empujo la puerta para que entre a mi Alma.
Es por esto, que muy genuinamente recomiendo a todo el que lo sienta, que vaya a probar al menos una clase, porque se tienen muchos “juicios” a la hora de ir a practicar como: no tengo elasticidad, nunca hice una clase, no se hacerlo, soy un palo de duro, etc. Lo que les puede regalar una práctica de Yoga es mucho más grande que la incomodidad que se presenta al momento de hacer algo nuevo.


Así que si estas leyendo esto, ya vas por el final de esta nota y quizás llegaste hasta aquí porque en cierto lugar dentro tuyo (tu espíritu) resonaste con esto, así que te invito a que vengas a la Sala a probar una clase y veas que sentís. La única manera de comprobar que podes cambiar tu vida para bien es haciéndolo. Mandame un mensajito a @yoga.salta por Instagram y coordinamos el horario.
Y deseo, de corazón, que este texto te haya ayudado a acercarte un poquito más a vos.

Seguinos!

spot_img
spot_img

Últimas notas

Puede Interesarte

Un Estilo de Vida Saludable

En nuestro mundo acelerado, solemos pasar por alto esas pequeñas molestias cotidianas y buscamos atención médica cuando nuestra salud se ve agravada seriamente. La...

Artículos similares