Lucía Sant, una apasionada de la aventura

Ella es Lucía Sant, una locutora y amante de los medios, las aventuras y los viajes, una afortunada que consiguió unir sus pasiones sin renunciar a su vocación.

Lucha, como le dicen desde chica, tiene 39 años, nació en el hospital de un ingenio azucarero de Jujuy (en La Mendieta) y vivió en ese lugar hasta los 7 años, ya que su padre trabajaba ahí. Los recuerdos de su infancia son las imágenes de los cañaverales, los atardeceres en el campo, andar a caballo hasta muy tarde y descubrir todo lo que la naturaleza podía ofrecerle como entorno para jugar.

Como profesional tiene un gran recorrido, se recibió de Profesora Nacional de Educación Física en la UNT y ejerció como tal. Después se fue a vivir a Buenos Aires por 5 años y trabajó en otros rubros relacionados con la comunicación. Cuando volvió a Jujuy le ofrecieron participar de un casting para conducir un magazine en la TV y empezó a trabajar en
los medios, hace ya 10 años.

Se enamoró de la profesión y comenzó a estudiar, se recibió de Locutora Nacional, hizo una Tecnicatura en Comunicación Social Imagen y Sonido, produjo su propio programa de radio “Lucha te Escucha”, tomó cursos de actuación, participó en obras de teatro y algunas actuaciones en serie y cine. Además, condujo festivales, galas, desfiles de moda, coberturas especiales para la Fiesta Nacional de los Estudiantes y fue jurado en varias oportunidades.

Vivió en Chile 2 años y medio, después de un viaje que hizo por Europa, y en una visita a Jujuy de vacaciones conoció a Ricardo, en enero del 2018. A los 6 meses emprendió el regreso a la Argentina y, aunque su plan era seguir viajando por el mundo, hoy está casada y las aventuras son diferentes, tienen otro sabor.

Actualmente hace producciones de contenido audiovisual, en agosto comenzó a salir al aire en Canal 7 de Jujuy un programa sobre mascotas que se llama “Pata Mano”, y se puede ver por Directv en Salta y Tucumán. Para este mes, la actividad también será intensa, la convocaron del Festival Internacional de Cine de las Alturas para realizar las entrevistas a los directores que participen de las competencias en largometrajes, documentales y cortometrajes y, además, conducirá la gala de entrega de premios en el Teatro Mitre.

Incansable y emprendedora por donde se la mire, continúa formándose, aprovecha la tecnología para eso, incluso está especializándose en plataformas digitales para potenciar su marca “Ojos del Mundo”. ¡No podés dejar de leer esta entrevista!

¿Cómo se produce tu entrada en el mundo del periodismo? ¿Tenés referentes que admires de la profesión?

Fue muy loco lo que me pasó. Cuando vuelvo de Buenos Aires a vivir a Jujuy me encuentro, de casualidad, en la sala de espera de un sanatorio de la ciudad con Inés, una vieja amiga con la que compartí parte de mis trabajos en la Casa de Jujuy en Buenos Aires. Ella ya se había vuelto a vivir a Jujuy hacía tiempo y en ese momento estaba acompañada de una amiga. Nos saludamos muy al pasar y conversamos dos minutos nada más. A la semana siguiente me llama por teléfono Inés y me dice que su amiga que me presentó aquel día en el sanatorio, Natalia Suárez, que tiene una agencia de promotoras y modelos, se quería contactar conmigo porque estaba buscando una mujer para conducir un Magazine en televisión y yo sería un perfil ideal para eso. Me junté con ella y su marido, hice un casting, me preparé y me contrataron de Canal 4 para conducir “La Mañana del 4”. Hasta empezar el programa me preparé con segmentos sobre espectáculos en el noticiero, móviles en la calle y desfiles de carrozas en la Fiesta Nacional de los Estudiantes.

Siempre me acuerdo de esto porque verdaderamente me asombra que solo con verme dos minutos y sin conocerme hizo una lectura rapidísima y claramente vio algo en mí que con el tiempo se transformaría en mi pasión. Ingresar a un medio de comunicación me sirvió para descubrir mi vocación y elegir dedicarme de lleno a eso.

No tengo un referente específico, sigo a aquellos trabajadores de los medios que me ayudan a pensar, esa es mi búsqueda personal y profesional. Las personas que te pueden aportar otra mirada de la realidad y analizar un contexto que te permita indagar y cuestionar.

¿Cómo te definirías?

Apasionada por sobre todas las cosas. Me reconozco como una mujer inquieta, curiosa y en constante movimiento. Mi búsqueda tiene que ver con los nuevos desafíos y en este caso la comunicación en la era digital me encanta porque exige poner en juego habilidades creativas. Soy agradecida siempre, porque puedo vivir de mi pasión, porque tengo oportunidades y puedo hacerlo con dedicación, pero por sobre todas las cosas porque tengo la posibilidad de elegir. Eso es muy importante para mí.

Por otro lado, como buena taurina, soy muy tenaz o testadura. Si quiero algo hasta que no lo consiga no me quedaré tranquila y si no puedo alcanzarlo, me queda la satisfacción de que al menos lo intenté y que di mi 100. Disfruto enormemente los silencios y estar en mi casa sola es lo más. Tengo un pequeño taller que me hice junto a mi biblioteca donde pinto cada tanto.

Tenés un blog de viajes, contanos ¿cómo surgió la idea? ¿Qué te impulsó y qué podemos encontrar en él?

El blog surgió cuando decidí hacer un viaje que tenía pendiente desde chica. Conocer Europa y por sobre todo ir al pueblo donde había nacido mi abuelo (en el norte de Italia) para conocer parte de mis raíces y armar el árbol familiar. El viaje era el deseo y el blog “Ojos del Mundo” la mejor excusa para hacer un registro de ese viaje. Escribí algunas notas, hice filmaciones y entrevisté a algunas personas, como en ese momento no tenía ningún medio para difundir lo que hacía aposté a lo digital y mucha gente que me seguía por la tele luego se volcó a mi blog y me sigue desde entonces. Quería que la gente viajara conmigo aunque sea de manera virtual.

Lo más interesante fue cuando fui a vivir a Chile. Sin saber qué hacer con tanto material, me senté a editarlo y a darle un formato para televisión.

Eso me permitió ingresar a un canal en la ciudad de Temuco y que una empresa de telecomunicaciones de Concepción adquiriera estas cápsulas del viaje para su red de distribución. Finalmente fueron una puerta de entrada en Chile.

Ahora estoy dándole una vuelta de rosca al blog y planificando algunas cosas que me gustaría agregar. Cada lugar, cada escapadita que hago y cada experiencia que vivo la comparto.

¿Cuándo y cómo fue que decidiste viajar sola? ¿Cómo fue ese primer viaje?

Viajo desde chica, siempre que pude lo hice. La sensación de descubrir lugares nuevos me fascina. No importa cuál, cerca o lejos. Recuerdo un viaje sola al sur cuando vivía en Buenos Aires, llegué hasta Esquel, pasando por Puerto Madryn, Trelew y desde Esquel subí hasta Junín de los Andes, era muy chica, iba sola y sin miedos. Al tiempo volví al sur para completar el circuito pasando por Calafate, Chaltén y luego Ushuaia para cruzar por Punta Arena a Chile y conocer Torres del Paine.

¿Qué temores y prejuicios tenías (si es que los tenías)?

Ninguno, por suerte. Imaginate que para ir a Europa vendí literalmente todo lo que tenía, muebles, ropa, bijouterie, absolutamente todo. Entregué el departamento que alquilaba, dejé a mi perra “Rita” al excelente cuidado de mi papá y partí. Fue la mejor decisión que tomé en mi vida, debía saldar esa deuda conmigo y lo hice.

¿Cómo es viajar sola? (Ventajas y desventajas)

Es hermoso, tan lindo como hacerlo acompañada. Uno viaja sola, pero nunca lo está, hay miles y miles de personas dando vueltas por el mundo, solas, y nunca lo están porque el mundo está ahí esperando por vos, con gente que está en la misma y te ofrece muchas posibilidades, de entablar un diálogo así sea solo por el momento. Es maravilloso. Vivir sola en otro país te presenta circunstancias en las que tenés que poner en práctica tus propios mecanismos de supervivencia. Es interesante.

¿Cómo organizás tus viajes? ¿Sos más de organizar o improvisar?

Cuando elijo el destino leo mucho sobre el lugar, investigo un poco sobre el clima, alguna festividad importante, leo los comentarios de la gente y  busco recomendaciones. Intento hablar con personas que hayan estado en ese lugar para saber sobre sus impresiones. Parte de esa organización del viaje es lo que dejás acá, o sea tu casa, ver quién te la cuida y quién se ocupa de las mascotas si es que tenés. Para eso está mi gran amiga Fernanda que nunca falla.

Las salidas improvisadas son buenísimas y más cuando son cortitas, de un día. Me gusta mucho el trekking para descubrir lugares y paisajes, ir a miradores o lugares a los que solo llegás caminando.

¿Hubo algún viaje que haya marcado un antes y un después en tu vida? ¿Me contás alguna experiencia que recuerdes con cariño?

Estados Unidos es un país que me marcó en dos oportunidades. El primero fue a Los Ángeles, estuve tres meses y recorrí bastante California. Tenía el deseo de chica de vivir en otro país de habla inglesa, cualquier país para poder hablar bien inglés y esa fue la primera experiencia. La segunda oportunidad fue cuando ya trabajaba en los medios, debía viajar con mi madrina, quien me regaló el viaje, pero días antes sufrió una caída que le inmovilizó el pie, así que tuve que viajar sola. Llegué el día de mi cumpleaños a Chicago, no me olvido más. Recorrí Boston y Nueva York. Mi mirada era otra, me estaba formando en mi profesión y ese viaje me hizo muy bien. Digamos que mis ojos cambiaron de foco y a partir de ahí dije: “me voy a dedicar a viajar el resto de mi vida”.

¿Qué lugar dirías que es el que más te ha gustado y cuál el que menos?

No recuerdo algún lugar que no me haya gustado. El que más me gustó fue India. Sin dudas, es un lugar al que volvería cada año. Me impactó muchísimo el respeto por la diversidad de culturas y religiones conviviendo todo el tiempo, ni hablar de los monumentos como el Tah Mahal, una arquitectura que impacta sobre todo por el tallado a mano de los diferentes tipos de mármol, la ceremonia en el río sagrado Ganges, la devoción de la gente y la mirada penetrante que tienen. La forma en que te tratan y te reciben. En India las mujeres son muy distinguidas, eso me llamó mucho la atención, por los saris que usan, cualquier mujer por más humilde que sea se distingue del resto. Sri Lanka es una isla espectacular, ideal para la aventura, alquilamos un auto y la recorrimos manejando del otro lado, un caos el tránsito, en esos países gana el que toca primero la bocina. Ahí no hay silencios, solo los encontrás en los templos y lugres de meditación.

¿Valija o mochila? ¿Por qué?

¡Uy, que tema! jaja… Me reconozco pésima organizando el equipaje, mucho viaje, pero con materias pendientes. Intento ir liviana a todos lados, pero cuesta. Cuando volví de Chile tuve que hacer una “mudanza” de la ropa más que nada, porque nuevamente vendí todo lo que había comprado para vivir allá. Ahí me resultó muy difícil con los bultos por las conexiones, así que ahora mientras menos lleve mejor, a menos que viaje en vehículo, ahí sí cargo con todo. La mochila sí o sí para salir, con agua, abrigo y documentos. Es muy cómodo y caminás por todos lados.

¿Qué próximos viajes tenés pensado hacer?

Acabo de volver de Bolivia. El año pasado fui para la fiesta de la Virgen de Urkupiña en Cochabamba, no la conocía y una amiga me habló tanto que decidimos ir. Prometí volver cada año en el mes de agosto. El próximo creo será para más adelante, tengo muchas ganas de volver a Asia a descubrir otros países, pero en estos momentos de transición que estamos pasando me dejarán más tranquila por un tiempo.

¿Qué le dirías a alguien que quiere viajar y no se atreve?

Entiendo que hay mucha gente que tiene miedo, que no se anima o que quiere viajar con alguien y no encuentra la persona indicada. Les puedo decir que en el camino encontrán viajeros en la misma situación. Si tienen los medios y los recursos que aprovechen. Viajar te abre la cabeza, te saca prejuicios, te regala experiencias de aprendizaje, te pone en situaciones donde tenés que poner en práctica tu superación personal, te saca del confort para que resuelvas. En definitiva es una maravillosa escuela de vida porque lo importante es, después del viaje, capitalizar esas experiencias. De eso se trata.

¿Qué proyectos se vienen en este 2019? ¿Cómo te imaginás a futuro? ¿Cuál es tu gran sueño?

Me gustaría seguir viajando, esta vez a un nuevo destino de Asia, seguir creando nuevos proyectos perfilados para el 2020 y buscando nuevos desafíos. En lo personal, proyecto tener hijos y viajar con ellos. Mi gran sueño es recorrer algún país en motorhome con ellos.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Seguinos!

spot_img
spot_img

Últimas notas

Puede Interesarte

Ana

Por Cutusú Ana posando en las rocas de Punta del Este con mi hermano en brazos. Ana con un traje de baño azul y blanco...

Artículos similares