Lucho Safatle Araoz,el ideador de Casa DIR: «Para mí el diseño es parte de mi vida»

Luis Safatle Aráoz es sinónimo de buen gusto y estándar en lo que a diseño se refiere. Con una mirada detallista y una sonrisa cálida es una persona que reúne no solo talento sino también empuje y creatividad para mostrar el potencial que tiene Salta a la hora de posicionarse en el mundo del diseño. Dueño de la exitosa República Design, se involucra en el diseño y creación de piezas únicas, con historia y estilo.

Casa Dir llegó para revolucionar Salta en el último mes, y promete terminó esta tercera edición a lo grande el 30 de julio. Lucho, como lo conocen sus amigos, es la mente maestra detrás del gran evento que reúne a más de 30 expositores de todos los rincones de la provincia. Porque como el mismo explicó, sintió una necesidad de mostrar todo lo que Salta es capaz de hacer.
Lucho le abrió las puertas de su departamento a abc no solo para contarnos sobre sus proyectos profesionales, sino también para mostrarnos su lado más personal, su historia y amor por el arte que lo llevó a ser lo que es hoy: un referente del diseño y la creatividad.

Contame un poco de tu historia, qué edad tenés, dónde naciste, a qué te dedicás
Nací en Monteros, Tucumán, en la zona de Libatín, en el campo. Me crié en una casa retirada de la ciudad de Monteros y estudié en el Colegio Santísimo del Rosario. Después fui a la Facultad de Filosofía y Letras hasta tercer año en donde estudié Historia y Arqueología. Cuando me di cuenta de que no iba a ser historiador ni profesor, cambié mi rumbo, ya que desde muy chico siempre me gustó trabajar con mis manos. Fui a la Facultad de Arte y una vez que me recibí comencé a viajar. Trabajé en turismo y después me instalé en París, hice Imaginería Religiosa y trabajé con todo lo que son técnicas de restauraciones.
Volví a Tucumán porque me gustaba, estaba mi familia y mis amigos, pero descubrí Salta y me enamoré de ella. Tengo 50 años y me dedico a lo que es el diseño, la parte de restauración de objetos y la venta de equipamientos.
Tengo mis talleres, mis fábricas y a la vez también grandes amigos y aliados que son proveedores de muchísimos años a los cuales les compro una gama interesante de muebles.

¿Cómo se te ocurrió Casa DIR?
Casa DIR fue un proyecto que nació a partir de una necesidad de mostrar un poco lo que se estaba haciendo acá en Salta, no tan sólo de mi parte sino de todas las otras empresas y los diseñadores, arquitectos, artistas plásticos, paisajistas y artesanos. Cuando yo me instalé acá en Salta, participé en una casa que se llama Casa Diseño y a partir de ese momento comencé a tener trabajo, me hice conocido, comencé a tener una carrera. Se me abrieron las puertas en la ciudad y eso creo que fue un poquito lo que me motivó. Me di cuenta que era necesario comenzar a estructurar y comenzar a mostrar lo que estaba pasando acá en Salta Capital con respecto a lo que era la arquitectura y el diseño.

¿Por qué elegís el mundo del diseño y qué te impulsa a diseñar?
Elijo el mundo del diseño porque para mí es un mundo totalmente personal, lo vivo de una manera muy propia. Me genera mucha alegría mi trabajo, mi profesión. Soy una persona feliz por lo que hago, me considero una persona más que diseñador, me considero más creativo, me gusta trabajar con los materiales muy sencillos, muy simples y darles forma. Tengo un mundo muy privado donde investigo primero qué pasa en mi cabeza y una vez que me doy cuenta de lo que quiero generar, lo que quiero hacer, lo plasmo a través de un objeto, de un espacio, un diseño de iluminación y creo que eso es lo que me motiva, es una cuestión muy personal. Para mí el diseño es parte de mi vida.

Trabajas con mucha gente, ¿cómo es tu trato con los clientes? ¿Cómo logras entender lo que ellos te piden?
Cada cliente y cada casa son mundos totalmente distintos. No todos los clientes son iguales, no todos los espacios son iguales. Si bien tenemos un referente del cual nos podemos guiar, creo que el diálogo, la comunicación y el entendimiento son fundamentales. Pensar primero en qué le gusta estéticamente, qué es la función que tiene que tener en su casa, tratar de cubrir esas facetas que van muy de la mano en la proyección de un espacio. Hay gente que tiene hijos chicos y quieren vivir sus espacios para eso. Hoy el mundo cambió tanto y está tan tecnológico que se puede incorporar un género “antimancha”, un género tipo napa siliconada, un género náutico, entonces eso permite que el sillón esté siempre perfecto. Es muy importante esa comunión que se se genera entre mi conversación, mi entendimiento y el cliente, el cual estoy por atender.
La amabilidad, el buen trato, el respeto, ser ordenado, ser prolijo con ellos, ser “honestamente honesto” en todo sentido. Eso es lo que me permite mantenerme en pie como profesional durante tantos años.

¿Qué te inspira?
Cosas muy sencillas. Me gusta mucho la naturaleza, lo natural, me parece que hay cosas que me disparan, que son grandes disparadores. Quizás el hecho de caminar por el campo y ver cómo está atardeciendo, el tono de color del cielo mezclado tal vez con el ruido del agua y los pájaros que están haciendo su vuelo, esas cosas me inspiran. Lo natural es lo que me lleva a crear, siempre disfruto de relacionar mi diseño con líneas aerodinámicas. Me gusta mucho el Art Deco, me gusta el hecho de cómo incorpora la naturaleza dentro de los espacios y eso es lo que creo que hago con mis diseños.

¿Por qué elegiste Salta como lugar para vivir? ¿Por qué te “enamoraste”?
Me parece una ciudad mágica que te ofrece muchísimas oportunidades. Es una ciudad que me encanta. Me siento parte vital de ella porque creo que mi energía y espíritu conviven perfectamente con este lugar. De hecho, cuando vuelvo de algún viaje y estoy en el aeropuerto o ya subido en el avión, cuando llego a Salta siento que llego a mi hogar, a mi lugar, no me pasa con otros lugares del mundo. Lo elijo por el clima, la gente, por las bellezas naturales que tiene, porque tiene muchísimo para brindar y para ofrecerle no sólo al salteño, sino también a los que vienen de afuera.

¿Qué lugar ocupa la ecología en tus diseños?
Me gusta muchísimo la restauración, transformar las cosas. Para mí es muy importante un material que está en desuso. Puedo pintar sobre un bastidor que puede ser un cartel de exterior buscando la forma de darle uso para no tirarlo. Me gustan las maderas nobles, que el producto que se venda en República Design, que sea un producto patentado, que esté garantizado, que las maderas que se vendan sean maderas que estén preparadas y que tengan el sello de garantía. Me parece sumamente importante el hecho de que no se está invadiendo lo natural. Soy un apasionado de la naturaleza, disfruto de las distintas fibras, los elementos naturales. Me agrada aplicarlo al diseño y cuido muchísimo que los productos de República sean de muy buena calidad y que tengan que ver con la ecología.

¿Cómo te ves en el futuro con respecto a tus proyectos profesionales y tu vida personal?
Profesionalmente siento y creo que hay muchas cosas por hacer. Pienso que estoy en la mitad de mi camino profesional. Quiero integrar Casa DIR en todas las provincias del NOA y que sea una potencia donde nuevos profesionales tengan un espacio para poder mostrarse, darles la oportunidad a los nuevos talentos para que puedan tener esa plataforma de visualización. Una estructura que los pueda sostener tanto para la prensa como la gente, los clientes, las empresas y a la vez obviamente llevando la bandera de lo que es el diseño, la arquitectura, el arte, la artesanía y mostrar todo lo que tenemos nosotros en este gran norte como Tucumán, Salta, Jujuy, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero. Con respecto a la venta de equipamientos, me parece que hay mucho más por hacer, lo mismo que en las fábricas. En mi vida personal me veo feliz, contento, tengo una vida personal muy propia, muy plena, donde disfruto todos los días y que creo que es un trabajo que se tiene que hacer diariamente en cuanto al afecto de las personas que tenés a la par. El afecto a la familia, afecto a tus amigos, generar esos vínculos sanos que son vínculos nobles que te dan la posibilidad de generar esas creencias para siempre.

¿Hay algún sueño que todavía no hayas realizado?
Generalmente yo creo que está bueno tener la esperanza de poder llegar a una meta, y poder seguir creciendo. En cuanto a sueños siento que mi vida es tan plena que no los necesito. No tengo grandes sueños, tengo grandes objetivos. Grandes cosas por lograr y entre eso, los proyectos que nombré. Con eso estoy completo, me siento íntegro.

Seguinos!

spot_img
spot_img

Últimas notas

Puede Interesarte

Maquillaje de invierno, ¡muy trendy!

Por Chino Burgos para Burgos Club El verano suele llevarse el protagonismo en makeup por el uso de colores llamativos y vibrantes, pero el invierno...

Clásico indiscutible

Desfile Solidario

Artículos similares