Portugal: un destino único con playas, cultura e historia

Entre los principales atractivos de Portugal destacan la cultura, la gastronomía y los vinos, las playas, la historia, la diversidad de paisajes y, sobre todo, la hospitalidad del pueblo portugués, considerado afable, abierto y sincero.

Lisboa y Oporto

Lisboa es la capital de Portugal, y Oporto, situada en el norte del país, es su segunda ciudad por importancia. Son dos ciudades vibrantes y llenas de historia que conservan su dimensión humana, con sus barrios históricos, sus monumentos y sus fachadas de azulejo.

Lisboa recibe el nombre de ciudad blanca por la luz del sol que se refleja sobre el Tajo. Conquistó el título de Travellers’ Choice de TripAdvisor en 2014 (título que ganó también en 2013), año en que fue también elegida Mejor Destino de vacaciones de ciudad de Europa por los World Travel Awards.

Por su parte, Oporto, que también dio su nombre a un vino que se disfruta en todo el mundo, fue elegida en 2012, 2014 y 2017 como Mejor Destino Europeo y se encuentra en la lista de las 14 ciudades que hay que visitar, confeccionada por British Airways. Anteriormente, fue elegida 2a ciudad en los Travellers’Choice 2013 de TripAdvisor para los destinos en crecimiento en Europa.

Sol y Mar

La costa portuguesa forma prácticamente una única playa de más de 850 km, a veces salpicada por rocas que añaden un elemento pintoresco y de belleza a grandes extensiones de arena dorada o a pequeñas ensenadas anidadas entre los acantilados.

El Algarve, el destino de sol y mar más conocido de Portugal, recibió el galardón al mejor destino de playa de Europa en los World Travel Awards 2013 y 2015. Sin embargo, en un país en el que abundan el sol y el mar, existen otras playas excelentes. En el sudoeste alentejano nos encontramos playas casi salvajes, propias del litoral europeo mejor conservado, mientras que la región de Lisboa cuenta con las concurridas playas de la Costa de Estoril y un interminable arenal en la costa de Caparica.

Pero de norte a sur del país, nos encontramos con numerosas playas de bandera azul y con una variadísima oferta, casi a la medida de cada uno, para pasar unas vacaciones bronceándonos al sol.

Surf

Debido a su extensa costa en el continente y en los archipiélagos de Madeira y de las Azores, no resulta difícil darnos cuenta de las excelentes condiciones que Portugal ofrece para la práctica del surf. Así, en Ericeira nos encontramos con la primera reserva de surf de Europa y con la segunda del mundo, que ofrece playas conocidas por cualquier surfista. Tenemos olas perfectas para todos, tubulares en las playas de Peniche, gigantes en Nazaré y las más largas de Europa en Figueira da Foz.

Patrimonio Mundial

Los 24 bienes del Patrimonio Mundial existentes en Portugal retratan la historia y la cultura del país, de su pueblo y de los pueblos que aquí habitaron desde tiempos inmemoriales.

El Convento de Cristo en Tomar, los Monasterios de  Alcobaça y de Batalha, el Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém, estos en Lisboa, deben su inclusión en esta lista a su importancia histórica y artística. Y en los centros históricos de Guimarães, Oporto, Évora o Angra do Heroísmo, también Patrimonio de la Humanidad, caben destacar elementos arquitectónicos dignos de relevancia como la Universidad de Coímbra, así como las fortificaciones de Elvas.

También cabe mencionar los paisajes culturales del Alto Douro Vinhateiro, de Sintra y de Vinha en la Isla de Pico, que ofrecen algunos de los escenarios naturales más deslumbrantes de Portugal. Falta mencionar el interés arqueológico de los grabados rupestres del Valle del Coa y la exuberancia del Bosque de Laurisilva de Madeira.

Completan la lista íconos que definen una forma de ser y de estar: el Fado, el Cante Alentejano y la Dieta Mediterránea, elementos del patrimonio inmaterial característico del alma de un pueblo y de sus momentos de convivencia y celebración. Más recientemente, otros artes y oficios han merecido la catalogación de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad: la Fabricación de Cencerros, en el Alentejo; la Manufactura de la Alfarería Negra de Bisalhães, en el municipio de Vila Real; y  el Arte de la Cetrería Real, que todavía se conserva en Salvaterra de Magos.

Gastronomía

El mayor exponente de la gastronomía portuguesa es el pescado, que gracias a las aguas atlánticas se convierte en el mejor del mundo.

Sin embargo, numerosas son las razones que convierten Portugal en un excelente destino gastronómico.

Al pescado y al marisco, que saben aún mejor si se saborean a la orilla del mar bajo el agradable sol portugués, se suma una enorme variedad de excelentes vinos de mesa, potenciados por un clima mediterráneo que también aporta las condiciones ideales para la elaboración del aceite de oliva.

Por tal motivo, el vino de Oporto es, desde hace siglos, un gran embajador de Portugal, al cual actualmente acompañan otros productos genuinamente portugueses, como el pastel de nata y la repostería conventual, la cataplana y la maestría de talentosos chefs que, con ese utensilio y muchos otros, elevan la cocina portuguesa a la altura de las mejores gastronomías del mundo.

El aceite de oliva es también uno de los grandes exponentes de la gastronomía portuguesa. Se encuentra en la base de la alimentación sana y variada de Portugal, que también se compone de pan, aceitunas y otras frutas, verduras y hierbas aromáticas. Son ingredientes de la dieta mediterránea, que forma parte de la gastronomía portuguesa y es Patrimonio de la Humanidad.

A esta lista de excelentes productos gastronómicos hay que añadir las frutas y verduras más frescas, así como carnes con Denominación de Origen Protegida y quesos de montaña que nos hacen dar las gracias al cielo y al paisaje de Portugal.

 

 

Seguinos!

spot_img
spot_img

Últimas notas

Puede Interesarte

La lógica de la creación: el desafío de emprender...

Por Patricia Cerrizuela En un mundo que va transformándose velozmente y en medio de tanta incertidumbre producto de esta voragine sólo nos queda una certeza:...

INFALTABLES

CRIOLIPÓLISIS

Artículos similares