El Jardín de las emociones

Por Laura Smolko

“La jardinería es el arte que usa las plantas y las flores como pintura, y el suelo y el cielo como lienzo.”

“Gardening is the art that uses flowers and plants as paint, and the soil and sky as canvas.”

Soy Laura Smolko, licenciada en Ciencias Biológicas, y hace más de una década que incursioné por primera vez en el diseño de jardines. Para mí el paisajismo fue la manera que encontré de compatibilizar mi formación científica en Biología con mis ganas de transmitir todas las emociones que me genera la admiración por la naturaleza. Basta con observar mínimamente alrededor para sorprenderse con el milagro que es el universo.

El paisajismo como una manifestación artística

Y es que el paisajismo es una manera de hacer arte. El arte engloba todas las creaciones realizadas por el ser humano para expresar una visión sensible acerca del mundo. Mediante diferentes recursos, el arte permite expresar ideas, emociones, percepciones y sensaciones. El paisajismo como una forma de arte también fomenta las reacciones emocionales en las personas que disfrutan de él. Del mismo modo, también favorece el desarrollo de la imaginación y en relación a esto, la capacidad de reflexión y de comunicación, así como la creatividad. Al diseñar un jardín se busca lograr la belleza estética en un sitio, recreando un lugar que nos despierte emociones.

El Feng Shui, por ejemplo, es un arte con más de 4000 años de antigüedad, que tiene su origen la antigua cultura china. Es una filosofía que desde sus inicios estudió el flujo de la energía en la naturaleza para lograr la armonía en los espacios, ya que reconoce que el espacio que nos rodea y los objetos que se encuentran en él influyen en nuestro bienestar. Y es tan evidente la influencia que tiene para las personas contar con un espacio verde para relacionarse con la naturaleza, que existe un proverbio chino que dice: “La vida comienza el día que empiezas a armar tu jardín”.

El proceso creativo

Hacer paisajismo es, entre otras cuestiones, trabajar con las emociones.

Existen sensaciones cotidianas que en pequeñas dosis nos proporcionan bienestar, como el olor a café por las mañanas, el sonido del canto de las aves al salir el sol, una brisa de verano perfumada de jazmín… La capacidad de análisis de todo aquello que nos agrada nos proporcionará interesantes recursos para hacer de cada espacio verde una estancia donde disfrutar plenamente de todas estas emociones.

Es importante preguntarnos en el punto de partida de un diseño qué quiere el cliente para su jardín, qué expectativas tiene y, sobre todo, quién o quiénes disfrutarán de este espacio. Con base en eso, se empiezan a pensar los diferentes espacios. Para diseñar buenos jardines necesitamos imaginar y vivir por adelantado esos espacios como los vivirán sus propietarios. El jardín, como la casa que enmarca, es un reflejo de las personas que la habitan.

Show me your garden and I shall tell you what you are. Alfred Austin

Muéstrame tu jardín y te diré quién eres.

Muchas veces la selección de estos espacios determinará la necesidad de realizar obra civil en el jardín: caminerías, muros, pircas, pisos, maceteros, estanques, asador, fogón… La realidad es que estas pequeñas obras son las que dan el marco más importante a un espacio, y la confirmación de que el jardín fue bien diseñado.

¿Y las plantas? Es curioso, pero el diseño de un jardín no debe comenzar con la selección de plantas. La selección de especies saldrá sin problema una vez que todos los otros conceptos estén claros.

Hay que trabajar el proceso creativo y no existe un manual de pasos a seguir para cada diseño. Cada caso es un mundo de condicionantes, preferencias y necesidades que debemos descifrar, interpretar y acometer. Pero buscar generar emociones siempre es la clave. La vivencia del espacio, el despertar de los sentidos.

Los tiempos de la naturaleza

El eslogan que identifica a Nativas es: “Respeto y admiración por la naturaleza”. Crear jardines para mí es una manera de compartir con nuestros clientes ese principio. El jardín puede ser un lugar de meditación, un lugar donde despertar la conciencia y aprender a convivir con la naturaleza. Las tendencias que llegaron para quedarse en paisajismo son: Jardines Naturalistas, Jardines Ecosistémicos, Jardines Sustentables.

En todos los casos se busca que los propietarios entiendan y descubran que un jardín también es un pequeño ecosistema donde interactúan factores bióticos y abióticos, y los humanos debemos velar por el equilibrio que existe en ese lugar para lograr que sea sustentable en el tiempo y que la naturaleza pueda expresarse.

Un buen principio para lograr estos objetivos es aprender a conocer y respetar los tiempos de la naturaleza. Consolidar un buen jardín lleva su tiempo.

Gardening is the slowest of the performing arts.

La Jardinería es la más lenta de las artes escénicas.

“Alguien se está sentando en la sombra hoy porque alguien más plantó un árbol hace mucho tiempo”. Les Brown

“Someone is sitting in the shade today because someone planted a tree a long time ago”. Les Brown

Un lindo jardín, una excelente inversión

Sin lugar a dudas, tu jardín puede ser tu pequeño paraíso en la tierra. Los beneficios emocionales del contacto con la naturaleza son infinitos. Aporta múltiples recompensas a la salud emocional y física.

Algunos de los beneficios emocionales son el aumento de las emociones agradables como la alegría, el placer y el disfrute. Mejorar el estado anímico y la conexión cuerpo-mente. Por otro lado, disminuye los síntomas de ansiedad y estrés. ¡No lo dudes! Un lindo jardín es una excelente inversión.

“Un jardín siempre da más de lo que recibe”. Mara Beamish

“A garden always gives back more than it receives”. Mara Beamish

Seguinos!

spot_img
spot_img

Últimas notas

Puede Interesarte

El maquillaje ideal para mamá

Por Ginebra MakeUp by Enzo Aprile, Maquillador Profesional. Cancheras, divertidas y hermosas, así son las mamás actuales. Para ellas, traigo esta nota con las últimas...

Artículos similares