Diseño interior

Visitando exposiciones

Por Fernando Mazzatti 

Todas las personas tienen un modo de vida que los identifica y representa. En el hogar es donde más se manifiesta ese gusto personal. La elección del mobiliario, estilo, colores y materiales marcan la impronta del usuario. Revistas, videos y tutoriales en internet y programas de televisión nos exhiben a diario reformas, cambios y adaptaciones de los espacios hogareños. En general, estos programas, algunos con éxito mundial, los conduce un diseñador de interiores o arquitecto que ofrece a sus clientes alternativas para mejorar sus espacios y calidad de vida.

Porque, al contrario de lo que mucha gente piensa, el diseño interior tiene una incidencia directa en la manera de vivir los ambientes de la casa. No se trata de un hobby ni un pasatiempo. El interiorista profesional tiene dos grandes responsabilidades: diseñar espacios que respondan a las necesidades reales de sus clientes, por ende a su calidad de vida, y por otro, optimizar los recursos económicos que el proyecto demande.

Una manera de ayudar a actualizarse en el tema es asistiendo a exposiciones de diseño interior y arquitectura. En Buenos Aires se destaca “Casa Foa” y “Estilo Pilar”, en Córdoba “Expo Estilo Casa”, en Salta “Casa Dir” y en Santa Cruz de la Sierra la edición boliviana de la prestigiosa “Casa Cor” de Brasil. En la mayoría de los casos los sitios elegidos para instalar la muestra son edificios abandonados o en desuso que, luego de finalizada la exposición,  suelen ser refuncionalizados para usos diversos como departamentos, lofts, oficinas o espacios comerciales.

Los arquitectos y diseñadores de interiores que participan realizan sus proyectos en espacios de variado tamaño y características. Las dimensiones del lugar, la luz natural, la imposibilidad de modificar algunos elementos que forman parte del edifico original, el mostrar u ocultar materiales existentes, plantean un interesante desafío  proyectual.

Al no existir un cliente real se suele inventar uno virtual. Diseñar un dormitorio para un adolescente deportista, un living para un apasionado del arte, una sala de audio y video para un músico o una cocina para un chef son algunos de los temas que se pueden ver con frecuencia en las muestras. Un aspecto interesante para el público es que se transita de un espacio a otro donde la variedad de estilos, materiales, texturas, colores, aromas y sonidos se exhiben de manera diversa y, a veces, sorprendiendo al visitante con la utilización de materiales de uso cotidiano, pero instalados de diferente manera a la habitual. Podemos encontrar, por ejemplo: paneles de rafia como techo,  baldosas calcáreas como revestimiento o paredes de adobe en ambientes modernos.

Es importante señalar algunas diferencias que se plantean en estos ambientes respecto de espacios reales. Una de ellas es que se pone más atención a aspectos estéticos que funcionales, es decir, a la necesidad de crear ambientes donde el impacto visual, la sorpresa o la novedad prevalezcan por sobre la utilización del lugar. Claro que es una buena oportunidad para tomar ideas y luego el diseñador deberá adaptarlas a un proyecto de la vida real.

Otra diferencia se genera con el uso de la iluminación artificial. Se utiliza, en ocasiones para crear varios puntos focales dentro de un mismo espacio. Entendiendo el punto focal como un recurso de diseño interior en que un elemento se destaca por sobre el resto. En proyectos reales, se sugiere que no haya más de uno para evitar saturar visualmente el espacio pero, en las exposiciones, es una herramienta usada frecuentemente por su alta efectividad en el destaque de objetos o materiales.

Respecto a la planificación del proyecto lumínico para un espacio de exposición, podemos pensar en romper ciertos moldes. Los diseñadores pondrán más énfasis en lo decorativo que en lo funcional. Y está perfecto: cambia el objetivo del espacio, y la luz se adapta a esa premisa. Las luminarias como arañas, apliques o lámparas de pie son de las más usadas. También hay que tener presente que un visitante, de promedio, permanece solo dos minutos en cada espacio. En ese sentido, la luz se transforma en un factor fundamental. Que el observador recuerde determinado ambiente por sobre otro, más allá del gusto personal, del estilo o color. Otro recurso muy usado son las  fragancias y la música: por ejemplo, en una sala de baño con spa, el sonido de agua y aroma de lavanda; música clásica en un comedor francés para reforzar la idea; o lo opuesto: bossa nova en una oficina.

Pero, como bien sabemos, los seres humanos percibimos la mayor cantidad de estímulos externos a través de la vista, por lo tanto, la luz será la clave. Pero sin olvidar los otros sentidos para crear una experiencia sensorial completa. 

Dos espacios destacados

En la última edición de Casa Foa 2019 de Buenos Aires uno de los espacios más destacados fue “El atelier del ebanista” de la Arq. Paola López Gambarte para “Patagonia Flooring”.

La madera, como protagonista del espacio, y el arte han sido los dos elementos principales del proyecto. Una estructura modular triangular modifica la altura del techo y crea las luminarias, mobiliario y revestimientos. La madera “abraza” el espacio generando una caja arquitectónica moderna y cálida. Un minucioso trabajo de la artista
plástica Nadia Bellani suma valor conceptual a la labor manual del ebanista. La técnica del puntillismo fue la elegida para la intervención en las paredes. La artesanía tradicional del carpintero, el arte y el diseño digital componen el espacio.

El ambiente creado por la “Tassiana Oshiro design studio” en Casa Cor Bolivia 2019 dio mucho que hablar. El “Atrio Deca” propuso una ambientación elegante y contemporánea. Separadas virtualmente, las áreas se integran a una idea conceptual. El rescate de técnicas de construcción autóctonas, llenas de texturas y artesanales, como la balsa de totora del lago Titicaca con la modernidad de los productos del esponsor en una cautivante cascada de agua. El  interior y exterior del espacio se unen visualmente y el recorrido se presentaba fluido y estimulante.

En la próxima edición de mayo de Casa Cor Bolivia seguramente Tassiana nos sorprenderá con otra propuesta
innovadora. Las exposiciones de diseño interior son siempre fuente de inspiración para mejorar tu hogar, ¿cuál será tu próxima visita?

Fernando Mazzetti – Diseñador de interiores-iluminación

www.fernandomazzetti.com.ar

Fotos «El atelier del  ebanista» Adrián Markis y Juan Lopetegui

 

 

Seguinos!

spot_img
spot_img

Últimas notas

Puede Interesarte

La nueva vida de Cameron Díaz,ejó atrás el cine...

Cameron Diaz fue uno de los rostros indiscutibles del Hollywood de los noventa y principios de los dos mil, por ese entonces fue de...

Artículos similares