YOGA

Por Maria Daniela Hearne

Mi contacto con el mundo del Yoga empezó como en tantos casos, con una gran crisis personal, en donde mi matrimonio se desmoronaba, sin que  pudiera  detenerlo,  estaba disconforme con mi trabajo, no podía dormir de noche y unas cuantas cosas más. Al principio, queriendo usar cualquier salvavidas que podía aparecer, y después con la curiosidad de conocer sobre esta actividad  que mágicamente traería paz , proveniente del otro lado del planeta ( porque en general lo que viene de lejos nos parece  mejor ) ; es como  empezaron mis primeros pasos en la práctica de yoga .

Después de prepararme un buen tiempo , durante un par de años di clases de Ashtanga Yoga, una práctica tanto interesante como intensa , pero había un lugar en donde no estaba cómoda, había algo en la práctica que no me hacía sentido, y  tenía que ver con contar la respiración, con manejar desde la mente la respiración ,  no lo podía sostener, y entonces me encontraba instruyendo algo que yo misma no podía hacer , ( aclaro que esta fue mi experiencia con la práctica de Ashtanga  y no estoy emitiendo ningún juicio sobre si es buena  o no ) Y esta sensación,  de que hay algo que no me cierra , me llevó a  viajar a tomar clases con el mismísimo Godfrey Devereux, para aprender sobre su método de Yoga Dinámico,  porque lo poco que había conocido , hacía que mis células salten de alegría. Este es el sexto año que tengo la oportunidad de ir a aprender  con él, que dicho sea de paso, no le interesa en lo más mínimo que lo llamen Maestro.

Podría usar muchas páginas  explicando sobre el método, pero prefiero contar sobre algunos de los muchos  impactos que  tiene  practicar yoga dinámico.

En un mundo lleno de gurúes y maestros que se adjudican tener la clave para encontrar la paz si los seguís, y  mágicamente lograr vivir en armonía de un modo casi instantáneo , algo así como un “llame ya”, esta práctica  invita, a través de un proceso paulatino a reconocer que el único gurú , está en el interior de cada uno de nosotros , que no hay autoridad más grande afuera que la que se manifiesta expresada por las sensaciones que produce tu cuerpo, ya que sos inteligencia pura , unos 35.000.000 de años de evolución almacenados como información genética en cada una de tus células .. Cada una de tus millones de células es inteligencia pura , intercambiando brillantemente con el medio manteniendo tu ser con vida aquí y ahora.. Es relajante para la mente  recuperar la confianza en la inteligencia del cuerpo, relajándose en el hecho de no ser la encargada de eso,  estás respirando desde el instante en que naciste, esté atenta la mente o no, es tu cuerpo el encargado no solo de la respiración sino simultáneamente también de un montón de otras funciones.

La invitación a indagar en lo que estás sintiendo, tanto a través de los movimientos como de momentos de quietud, siguiendo a las sensaciones suaves, (que indican nutrición en las células) y al deleite,  resta importancia a como se ven desde afuera las  posturas de yoga  , ya que lo que cuenta es , que sentís mientras las haces, porque si no fuera así, los bailarines y acróbatas serían las personas más felices del mundo y no es así.. , ya que esas maravillas que hacen, se logran frecuentemente a fuerza de gran auto exigencia, de imposiciones, y de lastimar las articulaciones y el cuerpo. Esta invitación entonces, va generando la confianza y la relajación de estar honrando el cuerpo y, la vida, y de que siguiendo a esta autoridad interna; tus sensaciones; tan sinceramente como sea posible  vas dejando atrás  las posibilidades de lastimarte.

A través de esta indagación en lo que sentís,( no solo durante una clase, sino también en tu vida cotidiana)  podes ir reconociendo como todas las sensaciones son el lenguaje a través del cual se expresa esa inteligencia que sos y a aceptar entonces que todas las sensaciones son parte de tu naturaleza , incluso las que no son agradables, como por ejemplo el enojo, es natural sentirte enojado/a si algo te molestó o te agredió, es relajante  aceptar estar enojado por algo , en cambio,  lo que hacemos en general es que nos enoje estar enojados (resistencia a lo que sentimos ) enojo duplicado, potenciando así el malestar. Me parece, que el famoso ataque de pánico que tanto aqueja en estos tiempos, tiene que ver con esta resistencia a lo que sentimos, algo así como tener miedo  de sentir miedo, multiplicando  un mar de sensaciones que se agitan descontroladas  producidas por este miedo al miedo y al estar asustado/a agitándose la respiración y provocando hiperventilación (mareos, falta de aire, descompostura etc.).

También,  nuestra mente por  la educación recibida  o por  habito ,  está acostumbrada a pasar  una gran parte de la existencia anticipando , proyectando,  con las promesas de felicidad futura.. cuando  compre un auto voy a estar mejor..  cuando me case.. , cuando tena un hijo.. , cuando adelgace.. y así, una infinidad de posibilidades de ser más feliz en un futuro que nunca llega o que cuando llega, no se manifiesta la felicidad esperada; como el burro corriendo con el palo atado y la zanahoria en la punta. La brillante inteligencia de la mente tiene  esta habilidad ( como muchas  otras ) de anticipar, que es útil para  la supervivencia , pero si pasas la mayor parte de la vida anticipando, disociada la mente  del cuerpo ( el cuerpo físico está siempre en el  presente) , se genera gran cantidad de ansiedad , entonces la invitación a la mente a reconocer lo que estas sintiendo , permite que se habitúe a estar aquí y ahora enraizada en el cuerpo, y como consecuencia descendiendo los niveles de ansiedad.

En fin, tantos beneficios siento con la práctica que es imposible escribirlos a todos, pero volviendo al inicio de este relato, puedo decir que no pude evitar los dolores, ni la separación, pero si pude dejar de encontrar culpables afuera, sintiéndome cada vez  más responsable de mi propia existencia y de disfrutar de la vida, entendiendo cada vez más claramente que solo yo puedo  experimentar mi vida, nadie más puede hacerlo por mí.

Te invito a que leas el párrafo que sigue y mientras lo estás leyendo reconozcas  tanto como puedas, lo que estas sintiendo:

“Nada es más importante para ti, que lo que sientes… no es lo que sabes,  no es lo que puedes recordar,  no  lo que has hecho,  no  dónde has estado,  no es lo que crees, no es lo que esperas…  Lo que sientes es la base  y la clave de tu vida. Dale a tu mente un merecido descanso al tratar de resolverlo todo. Sintoniza tu cuerpo, las sensaciones que genera te mostrarán a dónde tienes que ir, qué necesitas hacer….. incluso si es solo ir a la cocina para buscar un poco de agua”.  Godfrey Devereux

Artículo anterior
Artículo siguiente

Seguinos!

spot_img
spot_img

Últimas notas

Puede Interesarte

Mariscos tibios sobre arroz negro helado

Si esta Navidad o Año Nuevo querés sorprender en tu mesa y probar un plato diferente, esta es la receta que tenés que hacer....

Artículos similares