TENES QUE ESCUCHAR; CAMILA CABELLO

El nuevo fenómeno de fenómenos. La chica que le dio al Pop un sonido sin plástico en su álbum “Camila”.

Por Seba Alonso

Hay quien acusará de holgazana a Camila Cabello por la brevedad de este álbum, pero después de las tibias críticas que han recibido en general ‘reputation’ y ‘Witness’, y también después de lo largo que se hacen los discos de Dua Lipa y el infravalorado álbum de Zara Larsson, hay que elogiar lo conciso que es. Camila de hecho ha renunciado a incluir en el disco ‘Crying in the Club‘, dejando como bonus track para países remotos la interesante balada con cuerdas ‘I Have Questions’, quizá por su enumeración de 3 puntos a lo ‘New Rules’, quizá por estar dedicada a unas ex amigas que prefiere dejar en el pasado.

A pesar de la exclusión de pistas conocidas, la influencia más evidente en ‘Camila’ no es tanto la música latina como ‘Purpose’ de Justin Bieber. Si ya el adelanto promocional ‘Real Friends’ recordaba un pelín a ‘Love Yourself’, ‘All These Years’ es casi, casi la misma canción que la de Bieber. Igualmente ‘Something’s Gotta Give’, una balada a lo Emeli Sandé (hasta hay un “next to me”) y Leona Lewis, y ‘Real Friends’ incorporan unas vocecillas tratadas que son puro BloodPop en ‘Sorry’.

Sin embargo, donde aparece su colega Skrillex es en la tercera pista, ‘She Loves Control’, un reggaetón con guitarra española sobre el empoderamiento femenino que nos puede remitir a Santana. La felicísima ‘Inside Out’, tropical en su percusión y calipso en su piano, nos confirma que la línea latina del disco tendría que haber sido la primordial, con solo la oscura ‘In the Dark’ (mínimamente Purity Ring) y sobre todo la muy Carly Rae Jepsen ‘Into It’ (de Ryan Tedder y Justin Tranter) haciendo algo de sombra desde diferentes estilos. “De Miami a México, esta cosa se prendió, baby”.

Los sinsabores del desamor atormentan a Camila Cabello en los momentos lentos (“pensé que podía confiar en ti, pero no importa”, “que no haya razón para irse es que no hay razón para quedarse” son algunas de sus frases), dejando baladas más que potables como ‘Consequences’ (“estoy pagando por todos los avisos que ignoré”). No hay aburrimiento en ‘Camila’ porque no da tiempo, y aunque el álbum fluye bien hilvanado y elegante pese a la variedad de estilos, no se puede dejar de apuntar que llega tres años después de ‘Purpose’ y que sus raíces latinas, dado el histórico momento que vivimos, quedan pelín desperdiciadas. Es el gran pero que se puede poner a este disco que, por lo demás, consolida a Cabello en el panorama pop como pocos esperamos.

Seguinos!

spot_img
spot_img

Últimas notas

Puede Interesarte

UN GESTITO DE IDEA

La idea del mimo Pascal Pascual (César Calabrese) es muy clara: “Hay que dejar volar el alma”. Veamos cómo esta leyenda del teatro salteño...

Trendy Day

SEGÓN & WALKER

Todo se pasa

Artículos similares