Máxima Zorreguieta reina de Holanda cumplió 50 años

¡Conocé curiosidades sobre la vida la Reina de Holanda!

El 17 de mayo, Máxima Zorreguieta celebró sus 50 años. Dio entrevistas, se mostró en público y, como era de esperar, recibió regalos. La corona llegó a su vida junto al príncipe Guillermo y aunque su esposo se preparó toda la vida para llevar las riendas de la monarquía, enfrentaron juntos varios obstáculos.

Nació en Buenos Aires el 17 de mayo de 1971, fruto del segundo matrimonio de su padre, Jorge Zorreguieta, con María del Carmen Cerruti, ocurrido en 1970. Es la mayor de los cuatro hijos: Martín, Juan e Inés

Vivió en el barrio de Recoleta, donde aún lo sigue haciendo su madre. Durante su infancia, pasaba sus vacaciones de invierno en el campo familiar de Pergamino y en la Patagonia, pero su descanso de verano era en Punta del Este, Uruguay.

Inició su etapa escolar en el jardín de infantes, Maryland, y terminó sus estudios primarios y secundarios en el Northlands School, un exclusivo colegio mixto y bilingüe.

En 1996 se mudó a Nueva York, y trabajó en el HSBC James Capel Inc. Tres años después fue designada como vicepresidente de la división Mercados Emergentes en Dresdner Kleinwort Benson. Sin imaginarlo, su nueva vida en los Estados Unidos la llevaría, inesperadamente, a conocer al amor de su vida, y quien se convertiría en el rey Guillermo Alejandro I de Holanda

En 1999, Máxima viajó a la Feria de Abril de Sevilla, España, donde una amiga del Northlands le presentó al por entonces príncipe Guillermo, quien varios años después se convertiría en rey, pero antes, en su marido. El flechazo fue mutuo e inmediato.

En 2001, la pareja se comprometió y ella se convirtió en ciudadana neerlandesa. Dos meses después, las dos Cámaras del Parlamento aprobaron un proyecto de ley para consentir el matrimonio, ya que Máxima es católica y Guillermo, protestante.

Entre su compromiso y su boda, visitaron varias ciudades de Holanda para que sus habitantes conocieran personalmente a quien se convertiría en la esposa del hijo de la reina Beatriz.

The Wedding Of Crown Prince Willem Alexander And Maxima Zorreguieta, Appearing On The Balcony Of The Royal Palace . (Photo by Antony Jones/Julian Parker/Mark Cuthbert/UK Press via Getty Images)
Dutch Crown Prince Willem Alexander and his new bride Crown Princess Maxima Zorreguieta February 2, 2002 arrive at the church before their marriage in Amsterdam, Holland. (Photo by Anthony Harvey/Getty Images)

Luego de un apasionado noviazgo de tres años, el 2 de febrero de 2002 Máxima se casó con Guillermo de Holanda, en una espectacular ceremonia religiosa en la catedral medieval de Ámsterdam Nieuwe Kerk y con una fiesta para casi dos mil invitados.

Gracias a su gran carisma, dejó eclipsados a los holandeses, quienes homenajearon a los recién casados con banderas naranjas, siguieron de cerca la ceremonia en los bares, y salieron a festejar a la calle.

En la gran foto familiar de la boda hubo un gran ausente: el padre de Máxima. El Parlamento holandés le prohibió que asistiera al casamiento real, por su pasado como funcionario de la última dictadura en la Argentina.

En apoyo de su marido, María del Carmen Cerruti decidió no asistir a la boda de su hija, y siguió la ceremonia junto a él desde Londres. “Sin sus padres, Máxima no hubiera podido ser lo que es hoy», dijo el reverendo que los casó.

El 7 de diciembre de 2003, Máxima dio a luz a su hija mayor, la princesa Amalia, quien fue bautizada el 12 de junio de 2004 en La Haya, y quien es la heredera al trono de Holanda.

El 26 de junio de 2005, Máxima dio a luz a su segunda hija, Alexia, quien ostenta el título de princesa de los Países Bajos y princesa de Orange-Nassau.

El 10 de abril de 2007, se convirtió en madre de su tercera hija, la princesa Ariane Guillermina Máxima Inés. Sus cuatro nombres fueron elegidos en el siguiente orden: Ariane, por gusto de sus padres; Guillermina, por su tatarabuela paterna; Máxima, por su madre; e Inés, por su tía (foto), la hermana menor de la reina, que fue su madrina de bautismo y que falleció en 2018.

El 30 de abril de 2013, la reina Beatriz de Holanda decidió abdicar en favor de su hijo, Guillermo, en una emotiva ceremonia que se llevó a cabo en el Palacio Real de Ámsterdam.

El tan ansiado día de la coronación: el flamante rey Guillermo caminó junto a su esposa, la reina consorte, Máxima de Holanda.

En la ceremonia inaugural de su reinado, se llevó a cabo en la medieval Nieuwe Kerk (Iglesia Nueva) y comenzó con la lectura de una carta del nuevo monarca a su madre Beatriz, quien se mostró visiblemente emocionada.

Pero su vida no solo está hecha de momentos felices. Máxima sentía devoción por su padre, Jorge Zorreguieta, y se sintió devastada cuando se enteró de que padecía de un linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer que afecta el tejido linfático. Cuando el estado de su padre comenzó a empeorar, tuvo que ser internado en Fundaleu, y Máxima decidió viajar a la Argentina para acompañar a su madre y a sus hermanos. Pero el estado de salud de Jorge Zorreguieta se agravó, y el 8 de agosto de 2017, falleció, a los 89 años. El rey Guillermo y sus tres hijas acompañaron a Máxima en todo momento, incluso en un cementerio privado de Pilar, donde hoy descansan sus restos.

Once meses después de la pérdida de su padre, Jorge Zorreguieta, el 7 de junio de 2018, Máxima se enfrentó a la inesperada muerte de su hermana menor, Inés Zorreguieta, de 33 años. Sería el golpe más duro de su vida, y por el que jamás hubiera imaginado que le tocaría atravesar.

En 2022, los monarcas cumplirán 20 años de casados, y se posicionan como una de las parejas más queridas de la realeza, con miles de fanáticos no solo en Holanda, sino en muchas otras partes del mundo.

A pesar de la pandemia por COVID-19 que azota al mundo, la familia real continúa cumpliendo con todos sus compromisos oficiales, tomado todos los recaudos de prevención.

A los 50 años, Máxima se muestra en la plenitud de su vida, rodeada del amor incondicional de su familia y del cariño de los holandeses, quienes, desde el inicio del noviazgo con el rey Guillermo, quedaron cautivados con su simpatía, su simpleza y, sin duda, con su magnética sonrisa.

Seguinos!

spot_img
spot_img

Últimas notas

Puede Interesarte

DEL LADO DEL SOL

Los anteojos de sol tienen una indiscutible influencia en el estilo. Marcan de inmediato el espíritu de una persona. Más clásicos, más osados o...

Artículos similares